Crónica completa del festival ‘Encuentros flamencos de Granada’

El festival ‘Encuentros Flamencos por Granada’ que se celebró en Granada del 3 al 9 de Diciembre, ha dejado para el recuerdo actuaciones memorables. Su director ‘Juan Andrés Maya’ compuso un cartel con todo su empeño para que la ciudad nazarí disfrutara, por una semana, de los mejores artistas actuales en el mundo del flamenco. Y así lo hemos vivido:

 

La Farruca – El Carpeta

El festival no pudo empezar de mejor manera, y es que, el cartel de lujo lo inauguraba una familia milenaria, la saga Farruco que alegraba un primer día que se antojaba primoroso. Rosario Montoya, La Farruca, trajo a Granada un espectáculo que recordaba al que llevó a Jerez hace más de dos años “Homenaje a los grandes”, pero esta vez con unos invitados de lujo: Manuel Fernández ‘El Carpeta’ al que todos esperábamos con los brazos abiertos. Y la sorpresa del día: Juan ‘El Barullo’ con una propuesta bastante seria y disciplinada. Cuando un familiar de la saga Farruco baila, es como si bailaran todos los demás. Sus actuaciones se convierten en una celebración familiar para pleitesía de sus muchos seguidores por todos los rincones de Andalucía.

Se vió a un Carpeta alejado de aquellos saltos y piruetas que lo hicieron famoso, mucho más profesional en la faceta artística, a pesar del acompañamiento en el cante de un Manuel Tañé que pareció  mermado en algunos compases de las alegrías que nos brindó. En definitiva, con un público que enloquece con su velocidad, el efectismo y espectacularidad de su baile se consagró como lo que ya es: Un bailaor de una gran espontaneidad.

 

Iván Vargas, Karime Amaya, Alba Heredia

 

Al día siguiente tuvimos la ocasión de gozar, (porque no se puede decir de otra forma) del día revelación del Festival. Karime Amaya, Ivan Vargas y Alba Heredia.

 

A Iván Vargas se le notaba que jugaba en casa, con un público entregado, el del Sacromonte inició unas farrucas de Manolete con una puesta en escena cuidada al detalle, soberbio en algunos compases, Iván reivindica “la pureza” del baile que le llega por las venas. Este joven bailaor promete noches eternas, entre su semblante serio se esconde una figura que, si la cabeza y el cuerpo se lo permiten, pasará a la historia.

Alba Heredia, sorpresa de la noche, nos obsequió con  un baile vivaz, cargado de voluptuosidad y de sensualidad provocativa y que la bailaora supo expresar con fuerza. El público lo apreció con una fuerte ovación.

Se expresó como ella solo sabe hacerlo,  en su justa medida, con destacables quiebros de cintura y pierna que al complementarse con el movimiento de los brazos componían figuras de innegable valor estético. Se estaba viviendo una noche de elegancia en el Teatro Isabel la Católica. Pensar que lo que hace, lo hace tan bien con la edad que tiene, hace pensar que ‘Savia nueva’ es savia del presente, artista excepcional.

Y que mejor para cerrar una noche sublime que Karime Amaya, que llegó de Barcelona para poner al respetable en pie. No solo de familia vive la bailaora, y es que, la sobrina nieta de Carmen Amaya completó un cartel excepcional. Cargada de dramatismo en el baile, algunos podrán criticar que sus brazos llenos de flamencura, estuviesen bastante quietos en toda su función, pero es que, Karime Amaya posee toda la fuerza en un tren inferior fuera de lo común, martilleando las tablas con una tremenda aceleración y sin cometer errores. Por momentos, pareció como si el tiempo hubiese retrocedido casi cuarenta años, cuando los bailaores de época ejecutaban a una velocidad de vértigo cualquier palo. Y  un público que, frotándose los ojos, aún no daba crédito al arte de estos tres espectaculares artistas y seguiremos viendo en los mejores tablaos del mundo.

Farruquito Juan Andrés Maya

El doble encierro de Farruquito y Juan Andrés Maya, como los mejores toreros, puso fin al baile con el cante espectacular de Manuel Tañé (En la que era su tercera noche consecutiva) y Reyes Heredia. Juan Andrés hizo lo que quiso con el taranto, lo llevó, lo mareó, lo estrujó y lo devolvió al espectador, incrédulo ante tanto arte derrochado por el granadino. Como siempre, en sus espectáculos tan íntimos vibró con especial emoción sus tangos, ejecutados a la perfección.  La nota curiosa de la noche la puso la menor de los Maya, que debutaba en un Teatro de estas características y cantó con mucho ímpetu y fuerza ‘No me lo creo’ acompañada de su madre en todo momento.

Farruquito empezó por alegrías para finalmente acordarse de toda su estirpe, fiel y serio. Con el simple andar de sus pasos ya se te eriza la piel. Lo que este hombre transmite en su baile no hay pluma que consiga expresarlo. La soleá final con la que nos obsequió fue un homenaje a la vida, y a la muerte. Vida por verlo en directo y muerte desearla, por si no pudieras verlo más en un escenario. Con ese amargo sabor de boca final que se nos quedó a los presentes.

Miguel Poveda

¿Qué tiene Miguel Poveda que desata las pasiones y enamora lo mismo a mujeres y hombres, gitanos y payos, jóvenes y viejos?  Es lo que me preguntaba al ver el Auditorio Manuel de Falla lleno hasta la bandera. El flamenco es patrimonio de la humanidad y ya no lo disfrutan ciertas minorías… a eso hay que darle gracias a Dios. De lo que no hay que darle tantas gracias es de las más de 2 horas y media que estuvimos soportando a uno de los mayores imitadores que se recuerdan en el mundo del flamenco. Cantaor es, por supuesto. Pero aún no se ha definido y debería de hacerlo pronto. Dejarnos claro si quiere pasar a la historia como un grande del cante jondo o como un cupletero de medio pelo. Con 40 años de edad tendría que tener las cosas bastante más claras de las sensaciones que nos dejó en la noche del sábado. Hay mucho trabajo a sus espaldas, y sería capaz de cantarlo todo si se lo propusiera, el flamenco, la copla o las rancheras mexicanas. Hace con la garganta lo que le da la gana, sin tener una gran voz. Cuadra los cantes a la perfección ya sea la murciana que le ofreció a su padre, o el tremendo homenaje a Lole y Manuel, transladándonos por algunos momentos a Triana, y resolviendo ambos homenajes con más entrega que jondura. Lo que es innegable es la gran campaña de marketing que lleva a sus espaldas como una gran cruz, que lo vende como un revolucionario, como el creador del cante del siglo XXI. Y él se lo creé. Y lo que es peor, se lo hace creer a toda la gente que gira a su alrededor, ya que ha conseguido crear una legión de admiradores que lo siguen a cualquier rincón del mundo y que lo han convertido en una estrella.

Argentina

La  noche pura del cante flamenco se hizo esperar y vaya si mereció la pena. ¿Por qué han tenido que pasar cuatro años para volver a disfrutar de Argentina en directo en esta ciudad? ¿Qué se está haciendo mal? Presentando a un elenco excepcional como los Mellis al toque, Torombo al baile y la excepcional guitarra de José Quevedo ‘El Bolita’ nos llevó de paseo por los grandes ríos y afluentes del cante.

Entre tangos, tientos, serranas y milongas argentinas fue aclarándose la voz, intentando rematar estilos a los que llegaba tarde de tanto en cuando. Pero aquí llego el éxtasis de la noche. ¿Cómo es posible que una onubense de pura cepa clave unas granaínas? Ella lo hizo y sin soltarse la melena. Remató con tremenda fuerza y orgullo unas bulerías, unas cantiñas y unas cañas y polo que nos envolvió en llanto. Al final del acto el público pidió Fandangos, cumplió por ‘Rebollo’ y ‘Valverde’ y para más jondura se acordó de Enrique Morente. Remató con la grandísima copla ‘María la Portuguesa’ de Carlos Cano. El Teatro lloraba de alegría, y ya con las luces apagadas nos brindó un Fandango alosnero del que Paco Toronjo estaría orgulloso. No es para menos, en Granada ya estamos esperando volver a verla lo antes posible.

 

Jota Aguayo

2 comentarios
  1. eltopota
    eltopota Dice:

    muy buena crónica, menos florituras barrocas y más compás en la escritura es lo que le hace falta al género de la critica flamenca. comparto tu opinión de miguel poveda. muchas gracias por hacernos sentir el festival sin pagar un duro.

    Responder
  2. Carlos
    Carlos Dice:

    Vaya forma de evadir la realidad. Al leer esta columna, sobre todo cuando toca a Miguel Poveda. ¿Cómo se puede decir que este hombre no tiene voz? ¿Que con 40 años no se define? ¿Que tiene mucho marketing detrás? …
    El auditorio se caía de gente, es un artista que no se limita a un tipo de cante, que no deja indiferente a nadie, que puede cantar todo lo que se proponga, porque tiene una gran voz, mucho compás, se rodea de gente muy profesional,, ha colaborado con todos los grandes de este país, tiene muchísimo trabajo dentro y fuera de España y lleva todo el marketing que se necesita para que el publico pueda acudir a verle con la crisis que hay hoy día. El periodista que ha escrito esto le ha faltado el respeto a todo el público que estuvimos allí con las mentiras que acabo de leer. Este artista está por encima de todo esto. Viva Miguel Poveda.

    Siempre que lea una crítica del flamenco, no me podré fiar de lo que escriba Jota Aguayo.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *